Un estudio global de NTT DATA revela que la mitad de los directivos quiere que se invierta más en productos y servicios bancarios sostenibles | NTT DATA

ju., 31 marzo 2022

Un estudio global de NTT DATA revela que la mitad de los directivos quiere que se invierta más en productos y servicios bancarios sostenibles

NTT DATA ha presentado hoy los resultados de su informe anual “Corporate Banking Outlook 2022” sobre banca global. En el informe se han comparado las demandas más recientes de las empresas más grandes del sector, así como las prioridades de inversión actuales de los bancos globales. En este reporte se ha percibido un cambio en las prioridades de la banca corporativa tras la pandemia, avanzando hacia una banca integrada, digitalizada y sostenible, además de estar alineada con la generación millennial, personas que ya ocupan cargos senior en las empresas.

En el estudio han participado 880 decisores de empresas y bancos de 12 países, lo que ayuda a tener una visión más completa de cómo los bancos corporativos deben responder con garantías a su futuro. El informe ha revelado que la adopción de la tecnología a un ritmo acelerado, combinada con el cambio generacional en los clientes y la recuperación continua tras una pandemia global, han cambiado considerablemente la banca.

Las empresas ahora están más predispuestas (hasta tres veces más) a utilizar una API (interfaz de programación de aplicaciones, una especie de comunicación entre máquinas) para comunicarse con su banco, en vez de hacerlo entre personas. De este estudio también se extrae que la imagen de la banca corporativa tradicional, en la que había una relación cara a cara con el cliente, es algo del pasado. Las empresas han dado prioridad a la digitalización en toda la cadena de comunicación y a una banca sin problemas. El 85 % de los bancos afirma que están trabajando en la racionalización de sus portales, un cambio derivado de un enfoque más centrado en el cliente, y en la mejora de la experiencia del cliente.

Miguel Mas, director de Banca corporativa global en NTT DATA, explica que “nuestro estudio ha demostrado que el futuro de la banca corporativa es más integrado, más digitalizado y sostenible. La nueva normativa es uno de los desencadenantes del cambio, pero, básicamente, el cambio generacional es lo que está redefiniendo cómo tienen que trabajar los bancos”.

Estamos observando que la velocidad de la banca corporativa se está acelerando, y el ritmo del cambio tecnológico también. Los bancos están invirtiendo en nuevas tecnologías como IA y automatización, todo impulsado por la demanda de los clientes” añade Mas.

En el estudio también destaca que los bancos necesitan cada vez más alinear sus servicios con las necesidades y demandas de sus clientes, en constante evolución. En concreto, la demanda corporativa está cambiando de un negocio tradicional y productos de capital circulante a productos más estructurados. La tecnología también está cambiando y los bancos están empezando a incorporar más automatización y utilizando modelos basados en el aprendizaje automático en áreas como el análisis de riesgo crediticio.

El informe refleja, por otro lado, que los bancos deben escuchar a sus clientes corporativos y a las necesidades específicas de su sector para poder proporcionarles los servicios que necesitan. Esto se ejemplifica, el 70 % de las empresas de la construcción afirma que no encuentra una solución para gestión del efectivo y préstamos omnicanal. La oferta de productos se sigue quedando fuera de las integraciones de sus plataformas de banca comercial, de manera habitual.

Los criterios de ESG (factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo) se han convertido en un aspecto clave para la banca corporativa. A medida que el mundo mira al futuro, los legisladores tienen cada vez más clara la necesidad de una mayor adopción de los criterios ESG. Estos reconocen que el paso a una economía con bajas emisiones de carbono va a crear complejidades adicionales para las empresas de servicios financieros, y también un mayor riesgo a medida que las empresas a las que ofrecen sus servicios se adaptan.

Las empresas quieren trabajar con un banco que comparta su visión y sus valores, ya que hay una nueva generación de clientes de banca corporativa que prioriza la banca sostenible y respetuosa con el medioambiente. El estudio reveló que el 48 % de los directivos encuestados quiere que su proveedor de servicios bancarios invierta más en productos y servicios más “verdes” o sostenibles. Está demanda se está viendo satisfecha, pero solo hasta cierto punto. En cuanto a los bancos, el 44 % informa que ya están invirtiendo en ello, acercándose a las necesidades de sus clientes.

Este factor lo explica Miguel Masla sostenibilidad es un campo de batalla clave. Casi la mitad de las empresas quiere que sus bancos inviertan más en esta área y las que tienen mejores perspectivas de futuro están formando equipos de productos centrados en los ESG para trabajar en soluciones que cubran esta necesidad. También es una oportunidad de negocio que podría ponerles en una posición de ventaja frente a sus competidores”.

Para más información, descarga el informe completo aquí