Cómo acelerar la migración al Cloud con un Framework de Modernización de aplicaciones. | NTT DATA

ma., 27 diciembre 2022

Cómo acelerar la migración al Cloud con un Framework de Modernización de aplicaciones.

Como continuación al primer artículo de esta serie de publicaciones donde abordamos el papel que juegan los procesos de modernización en el Journey to Cloud, en este caso exploraremos la necesidad y el beneficio de abordar este tipo de iniciativas transformadoras bajo un enfoque metodológico.

¿Qué es y para qué sirve un Framework de Modernización de Aplicaciones?

 A la hora de afrontar cualquier iniciativa tecnológica es de vital importancia evitar improvisaciones y basar el sistema de trabajo en un método sólido bajo el cual se alineen los diferentes actores y procesos implicados, estableciendo de forma clara la relación de acciones a realizar para guiar y asegurar el éxito de las iniciativas.

En el caso de los proyectos de modernización de aplicaciones hacía el Cloud, dada la complejidad asociada en su ejecución a escala especialmente en aquellas compañías con centenares de sistemas y aplicaciones donde una parte de estas tengan bastante antigüedad, es especialmente relevante aplicar un enfoque incremental, iterativo y adaptativo permitiendo obtener resultados exitosos más rápidamente, anticipar riesgos y establecer patrones que faciliten la industrialización del proceso.

Cabe señalar que los principales hyperscalers han desarrollado sus propios marcos de referencia que sirve como base para establecer un catálogo de buenas prácticas, recomendaciones e incluso herramientas. Por ejemplo, Microsoft ha diseñado y evoluciona su Cloud Adoption Framework que recoge toda la práctica desde el arranque de la iniciativa hasta la puesta en marcha, acciones transversales tales como gobernanza, seguridad y administración y su propio conjunto de herramientas y activos como palancas del proceso.

¿Qué elementos debe considerar un Framework?

Dentro de un Framework existen multitud de variables a considerar para que pueda aportar un enfoque end-to-end para el proceso de transformación. Todas tienen su relevancia, pero bajo nuestro criterio, algunos de los puntos clave podrían concretarse en:

Dar cobertura a la definición de la estrategia empresarial

Antes de arrancar cualquier actividad tecnológica es muy importante que la metodología de trabajo aporte los mecanismos que permitan establecer, porqué se desea emprender este camino y qué se espera obtener:

  • Motivaciones, por ejemplo:
    • Necesidad de decomisar un Datacenter
    • Contratos y/o licencias que expiran y no desean ser renovados
    • Agilizar los procesos para lograr un mejor Time-To-Market
    • Reducción de la obsolescencia técnica
    • Optimización de los consumos eléctricos
    • Mejora de la capacidad y resiliencia de los sistemas
    • Etc…

 

    • Beneficios esperados, por ejemplo:
      • Reducción de costes en base a los ahorros en licencias, servicios PaaS y al modelo de pago por uso.
      • Aumento de la productividad gracias a la automatización en la operación y en la provisión de la infraestructura.
      • Mejora en la resiliencia en las operaciones
    Posibilitar la innovación gracias a la adopción de tecnologías Cloud-Native o modelos DevSecOps.

La captura y análisis de este tipo de información permite establecer la estrategia de negocio en torno a este viaje, aspecto vital a ser considerado durante todo el proceso de transformación.

Evaluar de forma temprana la situación actual

Una vez que es conocida cuál es la estrategia de negocio, consideramos necesario establecer y realizar un análisis de alto nivel del mapa actual de sistemas y aplicaciones en 2 vías:

  • Valor qué representan al negocio y necesidad de evolución
  • Nivel de preparación tecnológica para adoptar el entorno Cloud.

Gracias al resultado de este análisis es posible establecer por cada aplicación una propuesta de modernización. Nos moveremos entre estrategias que impliquen una menor complejidad o necesidad de cambio como un Lift&Shift (por ejemplo, traslado a máquinas virtuales equivalentes a las On-Premise) hasta alternativas más complejas pero que permiten aprovechar todas las capacidades de un enfoque Cloud Native como podría ser una rearquitectura (por ejemplo, adopción de microservicios, plataformas Low-Code, etc…) o incluso una sustitución por una solución SaaS.

De forma adicional resulta razonable y recomendable proveer a las compañías de activos de gran valor para su toma de decisión como:

  • Un cálculo del TCO (Total Cost of Ownership) que ofrezca un indicador del ahorro potencial esperable con la adopción del entorno Cloud en su comparación con la situación de partida en On-Premise.
  • Un roadmap de alto nivel donde las aplicaciones se agrupen en base a un enfoque táctico y en una modalidad iterativa e incremental.

En último lugar y no menos importante, es importante analizar otras variables no puramente técnicas como son los procesos de negocio e IT en relación con las cargas que se desea mover al Cloud y especialmente a la preparación del capital humano que deberá operar bajo la nueva plataforma. Resulta vital establecer una conversación en este punto, para que se pueda establecer el nivel de preparación actual y, qué serie de acciones sería preciso considerar para que la implantación del nuevo entorno sea un éxito desde el punto de vista organizativo.

Utilizar la palanca de las pruebas de concepto

Resulta especialmente recomendable que antes de proceder con la ejecución de las modernizaciones se establezcan una serie de pruebas de concepto reducidas que permitan validar la viabilidad de transformar componentes tecnológicamente complejos u obsoletos según las arquitecturas Cloud que se definen a lo largo del proceso.

Esto permite reducir incertidumbres y, en definitiva, mitigar posibles riesgos que aparecerían en la etapa de ejecución, con el beneficio de la posible reutilización en esta etapa de los avances logrados gracias a las pruebas de concepto.

En muchos casos, es habitual que antes de embarcarse en un proyecto completo de traslado al Cloud, las compañías decidan realizar el abordaje de varias pruebas de concepto para su aplicación sobre varias cargas de trabajo representativas en su portfolio, permitiendo gracias a sus resultados, una mejor toma de decisión posterior y un afianzamiento o reevaluación de su estrategia de adopción del nuevo modelo.

Dar protagonismo a la industrialización y a la automatización del proceso

Como comentamos previamente, es habitual que bajo este tipo de iniciativas se encuentren multitud de aplicaciones de diversa naturaleza y preparación técnica.

Para afrontarlo, se pueden establecer factorías especializadas según tecnologías y estrategias de modernización, por ejemplo, equipos especializados en rearquitectura de aplicaciones legacy hacía microservicios, lift&shit de servidores locales a entorno IaaS, etc.

Gracias a esta especialización y al enfoque iterativo aconsejable para este tipo de iniciativas, es posible por cada tipología de aplicativo y estrategia de modernización que se generen beneficios para casos equivalentes del portfolio de aplicaciones tales como:

  • Componentes o activos reutilizables ya sean tecnológicos o documentales
  • Arquitecturas replicables ya testeadas y en funcionamiento
  • Relación de herramientas para automatizar partes del proceso, como, por ejemplo:
    • Herramientas que automaticen el descubrimiento y la evaluación de alto nivel de las aplicaciones como Azure Migrate, Movere, CloudPilot, CAST HighLight, Txture, AppScore, etc.
    • Herramientas que automaticen o faciliten total o parcialmente las modernizaciones/migraciones como Azure Migrate, CAST Imaging, TSRI, vFunction, Dedalow o UniKix (herramientas de NTT DATA), etc.

Todo lo anterior se traduce en la industrialización del proceso y en el escalado de las capacidades.

¿Qué beneficios se obtienen?

En los puntos anteriores hemos recorrido de forma implícita los principales beneficios asociados al empleo de una metodología sólida con especial foco en la industrialización, pudiendo resumirse en:

  • Adaptarse al nivel de madurez de cada compañía aportándose visión transversal sobre cómo el viaje al Cloud la transformará, identificando los riesgos y plan de preparación desde el punto de vista organizativo y tecnológico.
  • Permitir cuantificar beneficios y ahorros posibles en edades tempranas.
  • Entrega rápida de valor demostrando que el modelo Cloud funciona gracias al enfoque iterativo e incremental.
  • Escalado y optimización del proceso gracias a la combinación de:
    • Equipos especializados y comprometidos
    • Generación de activos y componentes reutilizables previamente validados en aplicativos equivalentes
    • Evitar el mayor número posible de manualidades gracias a la introducción de herramientas de automatización

La aproximación de NTT DATA

En línea con los conceptos introducidos previamente, en NTT DATA hemos implementado un completo Framework de Modernización como pieza fundamental del Modernization Studio, que en este caso guía el traslado de las cargas de trabajo a entorno Azure.

  • Se inspira en todos los fundamentos y buenas prácticas del Cloud Adoption Framework de Microsoft, adaptando y personalizando el método gracias a las experiencias acumuladas en proyectos de modernización por nuestros consultores.
  • Soporta todo el ciclo de vida: desde la identificación de la estrategia de negocio hasta el soporte a la optimización de la plataforma Cloud.
  • Contiene un importante Toolkit de activos entre ellos herramientas para automatización del proceso en la línea de las comentadas previamente.

¿Cómo escalamos nuestras capacidades?

Como eje transversal sobre el que pivota la metodología alrededor del Framework hemos creado un modelo productivo que facilita la industrialización del proceso.

Da respuesta en las siguientes líneas:

  • A nivel de estrategia y gobierno: gracias a la actividad del propio Modernization Studio.
  • A nivel de diseño: con nuestro Centro de Competencia en Modernización.
  • A nivel ejecución: gracias a diferentes factorías de modernización especializadas, como por ejemplo:
    • Azure Architecture y Cloud Engineering para el ReArchitect de aplicaciones.
    • Azure Data & Analytics para el ReArchitect de datos.
    • IM Cloud Modernization Infrastructures para el ReHost, ReLocation y RePlatform a nivel de infraestructura.
    • Customer/Citizen Engagement Apps & Channels y Workplace para RePlace de aplicativos hacía entonro Dynamics 365, Sharepoint Online, etc...
    • PowerPlatform para el ReBuild de aplicaciones hacía entorno PowerPlatform.
    • Corporate Platform para soportar la preparación de la plataforma y faciitar el gobierno bajo Azure.

Los equipos anteriores se ven apoyados durante todo el proceso por nuestro centro de Excelencia Azure y la línea especializada en Ciberseguridad.

En los siguientes artículos de esta serie, abordaremos con la colaboración de nuestras factorías especializadas de diferentes casos de uso de modernización hacía entorno Cloud de Microsoft. El primero de ellos se centrará en explorar como Microsoft PowerPlatform facilita las transformaciones hacía entornos Low-code.